domingo, abril 02, 2017

Caracoles con chorizo y tomate



Cuando era pequeña y llovía, mi padre me llevaba a coger caracoles a la huerta.
Me preparaba una linterna de petaca verde, con una pila plana que ya nunca he vuelto a ver y que cuando ponías la lengua entre los dos polos te hacía cosquillas :)
Salíamos de excursión casi nocturna. yo iba delante de él por el ribazo cogiendo más babosas que caracoles. Volvíamos a casa con el preciado trofeo y mi madre empezaba el ritual.
Había que meterlos a una bolsa de malla verde o en un saco de arpillera y colgarlos. En unos días forman una telilla y se quedan aletargados y adormilados.
Transcurrido el tiempo necesario estarán listos.
Hay que lavarlos con vinagre y sal...salen unas babas asquerosas, pero se quedan relucientes y reviven. Esta tarea me la ha ahorrado mi prima Carmen que me ha regalado un tupper llenito de caracoles cocidos.
Me ha parecido una tapa perfecta para presentarla al Recetario Mañoso de Primavera que hemos dedicad a las tapas, creo que no puede faltar.



INGREDIENTES:

Caracoles
2 guindillas
2 dientes de ajo
Tomate frito
Cebolla
Chorizo
Jamón
1 Ramita de romero
Sal
Aceite de virgen extra.




PREPARACIÓN:

Ponemos un buen puñado de sal y un buen chorro de vinagre en los caracoles. Empezaran a soltar sus babas, ahora hay que lavarlos muy bien, una agua detrás de otra para que se queden bien limpitos y salgan de sus caparazones.

En una olla grande ponemos los caracoles, dos hojas de laurel. sal y agua fría. Los ponemos a fuego fuerte.
Los pobres irán escalando las pareces y sacando sus cuerpos hasta que mueren...a esto tan cruel, se llama engañarlos. 


Cocemos durante una hora más o menos y espumamos a menudo.
Hay quien le pone un hueso de jamón a la vez para que tengan un sabor más rico.

Hacemos el sofrito:

Ponemos tres cucharadas de aceite en una sarten y pochamos el ajo en láminas y la cebolla en trocitos. Añadimos el pimientos rojo y verde también en brunoise la guindilla y el chorizo en trocitos. Una vez pochado añadimos el tomate y el jamón a tacos. Salpimentamos.



Escurrimos los caracoles y los metemos al sofrito. Añadimos un poco de caldo de cocción y dejamos unos 10 minutos todo junto pochando.

Servimos con una hojita de romero.

Y A Gozar!!!







Con mi primera tapa para el Mañoso, quise hacer un homenaje a Casa Juanico en la Plaza de Santa Cruz de Zaragoza y su Jamón con Chorreras. Hoy quiero recordar a el Bar  Artigas en Pamplona Escudero, 31.
 Desde 1967 siguen en el barrio con su maravillosa tapas  y raciones. Lo fundaron D. Enrique Artigas Minguez y Dña. María Comín Julve., para más tarde hacerse cargo sus 3 hijos: Arturo, Asunción y Enrique.


 Debido al fallecimiento de Arturo, hoy en día lo siguen regentando



Asunción y Enrique con la intención de ofrecer un buen servicio y una buena comida.
Personas amables y cercanas. Asunción en la cocina con su buen hacer y Enrique en la barra siempre atento a todo y a todos.


¡¡Montones de tapas y raciones que os van a encantar!! Estas fotos son una pequeña muestra de lo en El Artigas puedes encontrar y disfrutar.




Cocinamos Tapas en el Recetario Mañoso hasta el día 10 de Mayo




6 comentarios:

  1. Seguro que están de lujo, la verdad que yo me los como, pero nunca los voy a preparar, que vamos hacer.....no es lo mio, por eso lo valoro mucho mas, bsssss.

    ResponderEliminar
  2. seguro que a los que os gusten los caracoles os parecen deliciosos, pero yo no puedo con ellos...es de las pocas cosa que no puedo probar... Bs.

    ResponderEliminar
  3. Yo voy tomando nota de tus recomendaciones, a la reserva me las llevo para una futura visita a Zaragoza.
    Los caracoles....¡geniales! A mí me gustan mucho pero...nunca los he cocinado. El rey de los caracoles es mi padre, siempre los prepara él. ¡Tengo que ponerme las pilas!
    Besos, Pilar
    Olga

    ResponderEliminar
  4. De pequeña también me encantaba después de llover ir a buscar caracoles. También es un recuerdo poner la lengua entre las dos láminas de la pila a ver si todavía funcionaba, jejeje, lo que se pierden estos chicos de hoy en día.
    Ahora me encanta comer caracoles, pero limpiarlos no tanto, me da mucha pereza. Me gusta como te han quedado, su toque picante no puede faltar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. En aquellos años, me parece que llovía más y a menudo y lo de ver los caracoles viviendo en, o cerca del campo lo hacía fácil. En mi casa, los ponían en arroz, pero guisados, no los hacían mucho. En cambio, mi suegro, hasta que no ha podido ya cocinar, los ha preparado picantitos y bien buenos.
    Es una tapa que desde luego, no puede faltar y tu prima te lo ha puesto bien fácil.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. Es una receta muy rica Pilar. Esos trocitos de embutido le dan una vidilla al plato que no veas, jaja!..
    ¡Qué tiempos! Creo que ahora los niños ya no van a por caracoles.
    Son espectaculares esas tapas ¡Qué hambre, por favoooor!
    Besos,

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar mi cocina y por dejar tu comentario. Por falta de tiempo no puedo contestar a todos, pero un ratito cada día, me paso por vuestras casas atraída por el olor de vuestros fogones.
Vuestras palabras son el mejor aliño para mis platos.
Ya sabéis que podéis enviarme un mail con cualquier duda a mi correo:
pilar.gilse@gmail.com