viernes, octubre 20, 2017

Madejas de Ternasco

En Aragón son muy típicas, en los bares de siempre, son muy apreciadas. Es el intestino delgado del ternasco, que enrolla a un ajo tierno y un trozo de tocino blanco, creo que en otras partes de España hay algo parecido a las madejas que se llaman Zarajos, aunque estos se enrollan en un sarmiento y se fríen. Aquí se cuecen o se hornean, luego se cortan en rodajas y se churruscan bien. Luego se aliñan con ajo, aceite y perejil.
En casa nos gustan mucho y mis hijos, sobre todo el pequeño, le encantan en bocata :)

Esta receta la presento al reto Recetas de Aquí y de Allá  que han organizado mi amiga Marisa de Thermofan y Sergio de Sergio Recetas



INGREDIENTES:

-8 Madejas de Ternasco de Aragón
-Sal
-Ajo, perejil
-Aceite de oliva Virgen Extra



PREPARACIÓN:

-Cocemos las madejas en agua con sal durante 20 minutos, es lo que me  recomendó la dependienta de la casquería. Escurrimos y guardamos.
-Yo las congelo y voy sacando de dos en dos.

-Cortamos las madejas en rodajas.
-En una sartén ponemos un chorrito de aceite y cuando esté bien caliente las vamos dorando. Tienen que quedar churruscaditas por fuera y jugosas por el centro.



-Preparamos perejil y ajo bien picado en un mortero y añadimos un buen chorro de aceite.
-Aliñamos las madejas y unos trozos de pan para acompañar.

Y A Gozar!!! 





Aquí os dejo el logo del reto, pichad y os llevará a las bases.


9 comentarios:

  1. Cuanto meha llamado la atención esta receta, por aquí jamás he visto esto, la pinta la tiene buenisima con ese color doradito, es custión de probar, y seguro que mi paladar queda encantado...Bess

    ResponderEliminar
  2. Sé que son manías mías, ya que los callos me encantan, pero las madejas me dan no sé qué y así bien tostaditas tienen una pinta increíble de buena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Nunca las he probado, las he visto en tv y foto pero no en persona. Tienen muy buena pinta. A ver si un día las puedo probar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola querida Pilar. He estado todo el día con las manos en la bayeta. Eso de volver a casa después de meses, es lo que tiene. Sabía que hoy publicabas receta, pero no veas cuánto me has sorprendido. Hace la friolera de 30 años que probé las madejas en El Tubo y nunca más he repetido.
    Tampoco sabía qué era exactamente, pero recuerdo que me gustaron.
    Tienen una pinta deliciosa y estoy segura de que con ese pan que has puesto al ladito, entra una detrás de otra.
    Muchas gracias, sabes que me encanta tenerte en mis líos.
    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Hola Pilar. Poco a poco la normalidad y la rutina va ganando terreno jj.
    No soy amante de la casquería creo que ya lo he comentado en varias ocasiones y como debes suponer apenas la pruebo, solo he probado los callos, mi madre los hacía de fábula, aunque solo los tomo en lugares de confianza y en contadas ocasiones.
    Recuerdo que cuando vivía en Zaragoza y mis padres venían de visita, mi madre quería que la llevara al Cachirulo y supongo que ya sabes lo que pedía jj. Pues esto, madejas. Yo no las probaba jj.
    aunque no las he probado, las que has hecho tienen un aspecto fabuloso y con ese picado de ajo y perejil que le has puesto has conseguido un bocado exquisito.
    Un abrazo y que pases un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  6. NUnca los he probado ni tampoco los zarajos pero estos me llaman más la atención por el ajo tierno que me encanta.
    Bss

    ResponderEliminar
  7. En los bares de tapas de Nonaspe suelen tener "madejicas", la verdad es que nunca me he atrevido a probarlas, siempre digo la próxima vez, pero despues de ver tu receta tan apetitosa, creo que la próxima vez me decidiré a probarlas y me acordaré de ti. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Ay, Pilar ¡qué daría yo por poder comerme una! Hace muchos años que no las pruebo....
    Besos,
    Olga

    ResponderEliminar
  9. Que buenas, no conocía esta plato, por mi pueblo en épocas de matanza se hace algo parecido, pero se secan primero, es decir la tripa del cerdo se limpia bien se mete en adobo y luego se seca colgandola en la chimenea y después se fríen en aceite bien caliente y quedan crujientes...a mi me encantan, pero claro hay gente que cuando se entra de qué es, se echan para atrás... jajaja, no saben lo que se pierden!! estupenda receta. Ba.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar mi cocina y por dejar tu comentario. Por falta de tiempo no puedo contestar a todos, pero un ratito cada día, me paso por vuestras casas atraída por el olor de vuestros fogones.
Vuestras palabras son el mejor aliño para mis platos.
Ya sabéis que podéis enviarme un mail con cualquier duda a mi correo:
pilar.gilse@gmail.com