domingo, noviembre 11, 2012

Macarrones Hristo gratinados

Solamente una vez (como dice el bolero)... he tenido perro en casa. La verdad es que un piso de ciudad no es el lugar más cómodo para una mascota, pero disfrutamos mucho de él y de su compañía. Todos los que habéis tenido alguna vez una mascota seguro que entendéis el profundo amor que se siente por ellos. No exagero si digo que se convierte en uno más de la familia y que cuando falta te invade una gran tristeza y pena... por eso no creo que vuelva a tener otro nunca más.

Vivió algunos años en el pueblo con mis padres, allí salia y entraba de casa cuando quería y se convirtió en el "amo del pueblo". Mi madre lo cuidaba como a un "nieto más" y lo alimentaba con comida casera muy bien condimentada. Le hacía arroz con salchichas, macarrones con tomate... y encima le ponía pienso seco para postre!!!

Un día de Sepbre en fiestas de Muel, mi hijo pequeño llegó a casa después de toda la noche de fiestas con mucha hambre!! Abrió el frigo de mi madre y encontró unos macarrones... los calentó en el micro y se preparó un buen plato con queso rallado... después se fue a dormir.

A la mañana siguiente descubrimos que se había comido los:

¡¡Macarrones de Hristo!!!

Mi perro se llamaba Hristo, en honor al nº. 8 del Barça,  Hristo Stoitchkov. y hace tres años que se fue al cielo de los perros buenos, donde no le faltan lonchas de panceta.

Hoy voy a preparar eso macarrones añadiéndoles una besamel y gratinándolos, espero que os haya gustado la historia :)


Macarrones Hristo gratinados


INGREDIENTES:

400 grs. de macarrones acanalados
Chorizo picante
Jamón serrano en taquitos.
Queso rallado

Salsa de Tomate:
1 cebolla
Tomate natural
Ajo
AOVE
Orégano, sal y pimienta
Azúcar

Salsa Besamel:
3 Cucharadas de harina
50 grs de mantequilla o aceite
1/2 l de leche
Sal, pimienta
Nuez moscada.

PREPARACIÓN:

Empezamos preparando la salsa de tomate: Pochamos la cebolla picada en tres cucharadas de aceite de oliva, añadimos el ajo picadito y cuando se poche la cebolla añadimos el tomate sin piel ni semillas, sal, pimienta y una cucharadita de azúcar. Dejamos a fuego muy lento 20 minutos.
Ponemos a cocer en abundante agua con sal los macarrones siguiendo las instrucciones del paquete, escurrimos y reservamos.
Hacemos la besamel: ponemos en un cazo la mantequilla y cuando se derrita añadimos la harina para hacer un roux. Añadiremos la leche caliente, removemos y dejamos que hierva.
Añadimos sal, pimienta y nuez moscada.



Freímos el chorizo y el jamón, añadimos el tomate frito y los macarrones escurridos. Ponemos la mezcla en la bandeja de horno y cubrimos con la besamel. Añadimos el queso rallado y gratinamos unos minutos.


Y A Gozar!!!







Mi amigo Hristo.

13 comentarios:

  1. Comiendo así seguro que fue un perro feliz, vamos que te pediría que me adoptases como mascota ;)

    ResponderEliminar
  2. Un plato delicioso! Besitos y feliz domingo!

    ResponderEliminar
  3. No podian tener otro nombre estos deliciosos macarrones

    ResponderEliminar
  4. que ricos con esa bechamel gratinada!!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Que guapo! a mi me ha gustado la historia pero me ha dado también pensa pensando en que ya no está, porque tengo aquí a mi llado a mi Rufo durmiendo y sé que el día que falte será muy triste.
    Los macarrones tenían que estar estupendos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Bueníiiiiiiiiiiiiiiiiiiisimos! :)
    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Te entiendo perfectamente cuando dices que la mascota acaba siendo uno más de la familia y lo tocada que te quedas cuan deja de estar entre nosotros.
    Seguro que desde el cielo de los perros buenos estará husmeando estos macarrones que tanto le gustaban.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. No entendía el nombre de los macarrones hasta que he leído la historia, yo tengo gato y como es un dormilón le encanta estar en casa, eso sí, no te libras de los pelos!! los macarrones buenísimos guapa.

    besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Pilar.

    Qué gracia me ha hecho! Pero es que claro con esos menús que le preparábais al perrito cualquiera no los come, normal, están ahí en la nevera provocando a todos. Por cierto, te quedaron fantásticos y como me gustan a mí, con bechamel y bien gratinados, riquísimos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. JaJAJAJ pero que bien lo cuidaba tu mami, seguro que tu hijo no se dio ni cuenta, con lo ricos que debían estar.besicos

    ResponderEliminar
  11. Bueno, bueno, me imagino la cara de tu hijo al día siguiente cuando se lo contaran. Vamos en cualquier caso seguro que estaban hechos con tanto cariño que estaban buenísimos.
    Los macarrones con tomate siempre los gratino así que los tuyos son de mi gusto totalmente.
    Besicos

    ResponderEliminar
  12. Siento decirte que en el cielo de los perros no hay panceta, pues alli tambien van los cerdos (enteritos, sin descuartizar)). Solo algunos haceis diferencias.

    Por lo demas es una historia muy buena.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar mi cocina y por dejar tu comentario. Por falta de tiempo no puedo contestar a todos, pero un ratito cada día, me paso por vuestras casas atraída por el olor de vuestros fogones.
Vuestras palabras son el mejor aliño para mis platos.
Ya sabéis que podéis enviarme un mail con cualquier duda a mi correo:
pilar.gilse@gmail.com